Mostrando entradas con la etiqueta SAN FRANCISCO MARTO Y SANTA JACINTA MARTO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta SAN FRANCISCO MARTO Y SANTA JACINTA MARTO. Mostrar todas las entradas

martes, 20 de febrero de 2018

SAN FRANCISCO Y SANTA JACINTA MARTO, NIÑOS VIDENTES DE FÁTIMA, 20 FEBRERO


Hoy 20 de febrero la Iglesia celebra a San Francisco y Santa Jacinta Marto, videntes de la Virgen de Fátima
Redacción ACI Prensa





"Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, pues muchas almas van al infierno porque no hay quien se sacrifique y pida por ellas", les pidió la Virgen de Fátima a Francisco, Jacinta y Lucía.

Francisco nació en 1908 y Jacinta, dos años después. Desde pequeños aprendieron a cuidarse de las malas compañías y por eso preferían estar con su prima Lucía, quien solía hablarles de Jesús. Los tres cuidaban las ovejas, jugaban y rezaban juntos.

Del 13 de mayo al 13 de octubre de 1917 la Virgen se les apareció en varias ocasiones en Cova de Iría (Potugal). Durante estos sucesos, soportaron con valentía las calumnias, injurias, malas interpretaciones, persecuciones y la prisión. Ellos decían: “Si nos matan, no importa; vamos al cielo”.

Luego de las apariciones, Jacinta y Francisco siguieron su vida normal. Lucía fue a la escuela, tal como se lo pidió la Virgen, y era acompañada por Jacinta y Francisco. De camino pasaban por la Iglesia y saludaban a Jesús Eucaristía.

Francisco, sabiendo que no viviría mucho tiempo, le decía a Lucía: “Vayan ustedes al colegio, yo me quedaré aquí con Jesús Escondido”. A la salida del colegio, las chicas lo encontraban lo más cerca posible del Tabernáculo y en recogimiento.

El pequeño Francisco era el más contemplativo y quería consolar a Dios, tan ofendido por los pecados de la humanidad. En una ocasión Lucía le preguntó: "Francisco, ¿qué prefieres más, consolar al Señor o convertir a los pecadores?" Él respondió: "Yo prefiero consolar al Señor”.

“¿No viste qué triste estaba Nuestra Señora cuando nos dijo que los hombres no deben ofender más al Señor, que está ya tan ofendido? A mí me gustaría consolar al Señor y después, convertir a los pecadores para que ellos no ofendan más al Señor." Y siguió, "Pronto estaré en el cielo. Y cuando llegue, voy a consolar mucho a Nuestro Señor y a Nuestra Señora."

Jacinta participaba diariamente de la Santa Misa y tenía gran deseo de recibir la Comunión en reparación de los pobres pecadores. Le atraía mucho el estar con Jesús Sacramentado. "Cuánto amo el estar aquí, es tanto lo que le tengo que decir a Jesús", repetía.

Cierto día, poco después de la cuarta aparición, Jacinta encontró una cuerda y acordaron partirla en tres y ponérsela a la cintura, sobre la carne, como sacrificio. Esto los hacía sufrir mucho, contaría Lucía después. La Virgen les dijo que Jesús estaba muy contento con sus sacrificios, pero que no quería que durmieran con la cuerda. Así lo hicieron.

A Jacinta se le concedió la visión de ver los sufrimientos del Sumo Pontífice. "Yo lo he visto en una casa muy grande, arrodillado, con el rostro entre las manos, y lloraba. Afuera había mucha gente; algunos tiraban piedras, otros decían imprecaciones y palabrotas", contó ella.

Por esto y otros hechos, los niños tenían presente al Santo Padre y ofrecían tres Ave María por él después de cada Rosario. Asimismo, las familias acudían a ellos para que intercedieran por sus problemas.

En una ocasión, una madre le rogó a Jacinta que le pidiera por su hijo que se había ido como el hijo pródigo. Días después, el joven regresó a casa, pidió perdón y le contó a su familia que después de haber gastado todo lo que tenía, robado y estado en la cárcel, huyó a unos bosques desconocidos.

Cuando se halló completamente perdido, se arrodilló llorando, y rezó. En eso, vio a Jacinta que lo tomó de la mano y lo condujo hasta un camino. Así pudo regresar a casa. Luego interrogaron a Jacinta si se había encontrado con el muchacho y ella dijo que no, pero que sí había rogado mucho a la Virgen por él.

El 23 de diciembre de 1918, francisco y Jacinta enfermaron de una terrible epidemia de bronco-neumonía. Francisco se fue deteriorando poco a poco durante los meses posteriores. Pidió recibir la Primera Comunión  y para ello se confesó y guardó ayuno. La recibió con gran lucidez y piedad. Luego pidió perdón a todos.

“Yo me voy al Paraíso; pero desde allí pediré mucho a Jesús y a la Virgen para que os lleve también pronto allá arriba”, le dijo a Lucía y Jacinta. Al día siguiente, el 4 de abril de 1919, partió a la casa del Padre con una sonrisa angelical.

Jacinta sufrió mucho por la muerte de su hermano. Más adelante su enfermedad se complicó. Fue llevada al hospital de Vila Nova, pero regresó a casa con una llaga en el pecho. Luego le confiaría a su prima: "Sufro mucho; pero ofrezco todo por la conversión de los pecadores y para desagraviar al Corazón Inmaculado de María".

Antes de ser llevada al hospital de Lisboa le dijo a Lucía: “Ya falta poco para irme al cielo… Di a toda la gente que Dios nos concede las gracias por medio del Inmaculado Corazón de María. Que las pidan a Ella, que el Corazón de Jesús quiere que a su lado se venere el Inmaculado Corazón de María, que pidan la paz al Inmaculado Corazón, que Dios la confió a Ella”.

Operaron a Jacinta, le quitaron dos costillas del lado izquierdo y quedó una llaga ancha como de una mano. Los dolores eran espantosos, pero ella invocaba a la Virgen y ofrecía sus dolores por la conversión de los pecadores.

El 20 de febrero de 1920 pidió los últimos sacramentos, se confesó y rogó que le llevaran el Viático porque pronto moriría, pero poco después partió a la Casa del Padre con diez años de edad. Entre las cosas que le dictó a su madrina están:


Los pecados que llevan más almas al infierno son los de la carne

Las guerras son consecuencia del pecado del mundo. Es preciso hacer penitencias para que se detengan.

No hablar mal de nadie y huir de quien habla mal.

Tener mucha paciencia porque la paciencia nos lleva al cielo.

Los cuerpos de Francisco y Jacinta fueron trasladados al Santuario de Fátima. Cuando abrieron el sepulcro de Francisco, vieron que el Rosario que le colocaron sobre su pecho estaba enredado entre los dedos de sus manos. Mientras que el cuerpo de Jacinta, 15 años después de su muerte, estaba incorrupto.

"Contemplar como Francisco y amar como Jacinta", fue el lema con el que estos dos videntes de la Virgen de Fátima fueron beatificados por San Juan Pablo II el 13 de mayo del año 2000.

El Papa Francisco los canonizó el 13 de mayo del 2017 en Fátima, dentro del marco de las celebraciones por el 100 aniversario de las Apariciones de la Virgen.

Más información AQUÍ

domingo, 14 de mayo de 2017

SANTUARIO DE FÁTIMA OBSEQUIA ESCULTURA DE LA VIRGEN CON LOS PASTORCITOS AL PAPA FRANCISCO


Santuario de Fátima obsequia escultura de la Virgen con los pastorcitos al Papa Francisco
Foto: Santuario de Fätima




FÁTIMA, 13 May. 17 / 10:04 pm (ACI).- El Santuario de Fátima obsequió al Papa Francisco una escultura de alabastro titulada “Promesa”, que representa a la Virgen María en una aparición ante los pastorcitos Lucía, Francisco y Jacinta.

La artista Lígia Rodrigues indicó que optó por realizar la escultura en alabastro porque quería representar la luz que describió Sor Lucía en sus Memorias cuando la Virgen se le apareció.

“Necesitaba un material que dejara pasar la luz, sugiriendo la inmanencia, la transparencia de María, y ese era el alabastro”, explicó Rodrigues al sitio web oficial del viaje del Papa Francisco a Fátima.

En la base de la escultura se lee la inscripción: “Al Papa Francisco + En el Centenario de las apariciones de la Virgen Santa María en Fátima + 13 de mayo de 2017”.

En la imagen, la Madre de Dios tiene en su mano derecha su Inmaculado Corazón y en la izquierda porta un rosario. Los tres pastorcitos están de rodillas. Sus manos están juntas en señal de oración, “como la respuesta afirmativa que dieron a la invitación de María”, indicó Rodriguez.

Francisco y Jacinta están a la izquierda y Lucía está a la derecha y conversa con la Madre de Dios.

El nombre de la escultura se basa en las promesas de Fátima: “La promesa de María de que el amor vencerá, de que su Inmaculado Corazón -es decir la misericordia, la ternura, el amor, la plenitud de luz- triunfará sobre todo el mal; La promesa de vida, el compromiso que hicieron los pastorcitos de ofrecer sacrificios por los pecadores, es decir amar también por aquellos que no aman”.

“La promesa de oración, en esta los pastorcitos se comprometen a rezar el rosario todos los días; y la promesa del pueblo, de aquellos que en los momentos de desesperación se acuerdan de la Madre, sabiendo que los salvará, sabiendo que su Inmaculado Corazón es su refugio, con una confianza ilimitada en su amor, en su misericordia como último recurso”, explicó el sitio web de la visita apostólica del Papa.

“Quería incluir a todos -sin excluir a nadie- en aquel agradecimiento a María de todos nosotros, su pueblo, con el Santo Padre, en esta tierra que es Suya”, concluyó la escultura.

PAPA FRANCISCO: SANTIDAD DE PASTORCITOS DE FÁTIMA NO ES CONSECUENCIA DE LAS APARICIONES


Papa Francisco: Santidad de pastorcitos de Fátima no es consecuencia de las apariciones
Por Miguel Pérez Pichel
Foto: L'Osservatore Romano






VATICANO, 14 May. 17 / 05:35 am (ACI).- Durante el rezo del Regina Coeli en la Plaza de San Pedro este domingo en el Vaticano, el Papa Francisco reflexionó sobre su peregrinación al Santuario de Fátima los días 12 y 13 de mayo para celebrar los 100 años de las apariciones de la Virgen y canonizar a los pastorcitos videntes Santa Jacinta y San Francisco Marto.

Ante unos 25 mil fieles presentes, el Santo Padre resaltó que "en Fátima, la Virgen eligió el corazón inocente y la simplicidad de los pequeños Francisco, Jacinta y Lucía, en los cuales depositó su mensaje. Estos niños lo escucharon dignamente, y así fueron reconocidos como testigos fiables de las apariciones y se convirtieron en modelos de vida cristiana”.

“Con la canonización de Francisco y Jacinta se ha querido proponer a toda la Iglesia su ejemplo de adhesión a Cristo y de testimonio evangélico. Su santidad no es consecuencia de las apariciones, sino de la fidelidad y del ardor con los que han correspondido al privilegio recibido de poder ver a la Virgen María”.

“Después del encuentro con la ‘bella Señora’, recitaban frecuentemente el Rosario, hacía penitencia y ofrecían sacrificios por el fin de la guerra y por las almas más necesitadas de la divina misericordia”:

El Papa destacó que al haber vuelto anoche de su viaje a Fátima, "nuestra oración mariana de hoy asume un significado particular lleno de memoria y de profecía que mira la historia con los ojos de la fe”.

“En Fátima me he sumergido en la oración del santo pueblo fiel, oración que allí fluye como un río desde hace 100 años para implorar la protección materna de María sobre el mundo entero”.

Francisco quiso dar Gracias al Señor “por haberme concedido acudir a los pies de la Virgen Madre como peregrino de esperanza y de paz. Doy las gracias de corazón a los Obispos, a las autoridades del Estado y a todo aquellos que han ofrecido su colaboración”.

En el balance que realizó de este viaje, el Pontífice destacó el profundo clima de oración que se respiró en Fátima: “Desde el comienzo, cuando en la Capilla de las Apariciones nos recogimos en un largo silencio acompañado del silencio orante de todos los peregrinos, se creó un clima de recogimiento y contemplación, en el cual se produjeron varios momentos de oración”.

“En el centro de todo estaba, y está, el Señor Resucitado presente en medio de su pueblo en la Palabra y en la Eucaristía. Presente en medio de muchos enfermos, que son protagonistas de la vida litúrgica y pastoral de Fátima, como de cada santuario mariano”.

Francisco subrayó, y meditó, sobre el hecho de que La Virgen eligiera precisamente a tres niños, tres pastorcitos pobres y analfabetos, para hacerles depositarios de su mensaje para toda la humanidad.

El Santo Padre afirmó que el mensaje de la Virgen en Fátima sigue estando plenamente vigente en nuestros días, e insistió en la necesidad de oración en estos días en los que el mundo sufre las consecuencias del pecado.

“También en nuestros días hay mucha necesidad de oración y de penitencia para implorar la gracia de la conversión, como como el fin de los absurdos conflictos, grandes y pequeños, y de la violencia que desfiguran el rostro de la humanidad”.

“Dejémonos guiar por la luz que llega de Fátima. El Corazón Inmaculado de María sea siempre nuestro refugio, nuestra consolación y el camino que nos lleve a Cristo”, concluyó.

jueves, 11 de mayo de 2017

ESTE ES EL MILAGRO DE LA CANONIZACIÓN DE FRANCISCO Y JACINTA, LOS PASTORCITOS DE FÁTIMA


Este es el milagro de la canonización de Francisco y Jacinta, los pastorcitos de Fátima
Por Álvaro de Juana


FÁTIMA, 11 May. 17 / 10:11 am (ACI).- Los padres de Lucas, el niño brasileño sanado milagrosamente por intercesión de Jacinta y Francisco, los dos pastorcitos de Fátima que serán canonizados por el Papa Francisco el próximo sábado 13 de mayo, no pudieron evitar las lágrimas al recordar cómo Dios salvó a su hijo de la muerte.

“El 3 de marzo de 2013, antes de las 20:00 horas, nuestro hijo Lucas, que estaba jugando con su hermanita Eduarda, se cayó de una ventana desde una altura de 6,50 metros. Tenía 5 años de edad”, relató João Batista, padre del niño, quien junto a su esposa Lucila Yurie contaron, en conferencia de prensa en el Santuario de Fátima, lo acontecido en su familia.

Aquel día “se golpeó la cabeza en el suelo y se hizo una herida muy grave que le produjo una pérdida del tejido cerebral”, por lo que comenzó a debatirse entre la vida y la muerte.

El padre de Lucas explicó que “fue asistido en nuestra ciudad, Juranda, y dada la gravedad de su estado, fue trasladado al hospital de Campo Mourao, Paraná” durante un trayecto que “duró casi una hora”.

“Cuando llegamos, Lucas se encontraba en estado de coma muy grave. Tuvo dos paros cardíacos y fue operado de urgencia”. Ante esta situación, “los médicos indicaron que tenía pocas posibilidades de sobrevivir”, añadió emocionado João Batista.

Fue en ese momento cuando “empezamos a orar a Jesús y a Nuestra Señora de Fátima, a la cual tenemos gran devoción”.

“Al día siguiente llamamos al convento del Carmelo de Campo Mourao para pedir a las hermanas que oraran por el niño. La hermana que respondió la llamada no pasó el recado a la comunidad” puesto que “estaban en la hora de silencio y pensó: ‘El niño va a morir. Voy a orar por la familia’”.

“Los días pasaban y Lucas empeoraba. El 6 de marzo los médicos pensaron en trasladarlo a otro hospital, ya que donde estaba no tenía los cuidados necesarios para su edad”.

“Nos dijeron que las posibilidades de que el niño sobreviviera eran bajas y que si lo hacía tendría una recuperación muy lenta” y también tendría que hacer frente “a discapacidades cognitivas graves o que incluso podría quedar en estado vegetal”.

João Batista relató que el séptimo día “volvimos a llamar al convento”. “Ese día la hermana transmitió el mensaje a la comunidad. Una de ellas corrió hacia las reliquias del Beato Francisco y Jacinta, que estaban delante del tabernáculo, y sintió el impulso de rezar la siguiente oración: ‘Pastores, salvad a este niño, que es un niño como vosotros’”, y “se las arregló para convencer a toda la comunidad de orar para que los pastores intercediesen por él”.

“Así lo hicieron”, continuó el padre del niño curado milagrosamente. “De la misma manera, todos nosotros, la familia, comenzamos a rezar a los Pastorcitos, y dos días después, el 9 de marzo, Lucas despertó y comenzó a hablar, preguntando incluso por su hermana pequeña”.

“El día 11 desde que tuviera el accidente salió de la UCI y fue dado de alta del hospital en 15 días”, aseguró el padre.

Desde entonces, “está completamente bien y no tiene ningún síntoma o secuela”. “Lo que Lucas era antes del accidente lo es también ahora: tiene la misma inteligencia, el mismo carácter, es todo lo mismo”, afirmó.

“Los médicos, entre ellos algunos no creyentes, dijeron que su recuperación no tenía ninguna explicación”.

Tanto él como la madre del pequeño Lucas se sienten agradecidos a los doctores que lo atendieron, y también al postulador de la causa de canonización de los pastorcitos, “por toda la atención prestada a lo largo de este proceso”.

Pero sobre todo se sienten agradecidos a Dios y así lo manifiestan: “Agradecemos a Dios por la curación de Lucas y sabemos con toda la fe que tenemos en nuestros corazones, que este milagro se obtuvo por la intercesión de los pastores Francisco y Jacinta”.

“Sentimos una gran alegría, porque este es el milagro que lleva a su canonización, pero sobre todo sentimos la bendición de la amistad de estos dos niños que ayudaron al nuestro y que ahora ayudan a nuestra familia”, terminó con una sonrisa y acompañado de su esposa, João Batista.

martes, 9 de mayo de 2017

RETRATOS OFICIALES DE LOS PASTORCITOS DE FÁTIMA QUE PAPA FRANCISCO DECLARARÁ SANTOS


Estos son los retratos oficiales de los pastorcitos de Fátima que el Papa declarará santos



(ACI).- Hoy fueron presentados en Fátima (Portugal), los retratos oficiales de los pastorcitos Francisco y Jacinta Marto, que serán canonizados por el Papa Francisco el 13 de mayo de este año.

Las imágenes tienen como base a una fotografía que data de 1917, y que fue utilizada para la beatificación de Francisco y Jacinta en 2000.


Una nota de la Postulación de la causa de canonización de los pastorcitos explica que “Jacinta mira de frente hacia el observador, en actitud de interpelación; Francisco levanta los ojos hacia lo alto, que señala una actitud eminentemente contemplativa”.

Las imágenes serán colocadas en el exterior de la Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Fátima durante la ceremonia de canonización, que presidirá el Papa Francisco.

Ambos niños llevan en sus manos un Rosario y una vela y tienen un halo por su santidad sobre sus cabezas, como piezas de joyería con particularidades.

En el caso de Francisco, su halo tiene la silueta del Ángel de Fátima y las especies eucarísticas, mientras que el de Jacinta contiene las figuras del Papa y la Virgen María, representada con su Inmaculado Corazón.

Los retratos han sido trabajados por la artista plástica Silvia Patrício, de 43 años, licenciada por la Escuela Superior de Arte y Diseño de Caldas da Rainha.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...